sáb. Dic 3rd, 2022

Amenaza de fraudes en compras a meses sin intereses

La segunda mitad de 2021 vio 35,500 millones de transacciones en línea procesadas con un crecimiento global en volumen del 44% año tras año (YOY), según un estudio reciente de LexisNexis® Risk Solutions, que ilustra que la digitalización acelerada, impulsada por la pandemia, continúa en una multitud de diferentes grupos demográficos y geografías. Este cambio en la mentalidad y el comportamiento del consumidor a su vez ha llevado a nuevos fraudes y amenazas de identidad. Debido a la pandemia, más personas que nunca han cambiado a opciones en línea para su entretenimiento, compras, gestión financiera, trabajo y aprendizaje.
Desafortunadamente, los estafadores cibernéticos también se han adaptado a esta nueva forma de vida. Siempre tratando de mantenerse a la vanguardia, los estafadores aprovecharon la presencia en línea de más y más consumidores. Las organizaciones de ciberdelincuentes idearon métodos avanzados para estafar y robar datos, lo que creó nuevas amenazas para los usuarios de Internet.
Las leyes de atracción de las compras “a meses sin intereses”
A medida que los hábitos de los consumidores cambiaron a las compras en línea y surgieron limitaciones de recursos a raíz de la pandemia, el modelo de comprar a meses sin interese surgió de nuevo como una forma eficiente de comprar y pagar servicios y permite a los usuarios distribuir el costo de sus compras en una serie de cuotas sin intereses.
Las compras a meses sin intereses ahora están en auge a nivel mundial y, de hecho, los principales actores globales como PayPal, Amazon y Apple también se están subiendo al carro. A medida que más consumidores han optado por comprar utilizando este modelo, más empresas de tecnología financiera han seguido la tendencia y ahora ofrecen este método de pago a los consumidores, que permite compras impulsivas y abre oportunidades para que los estafadores interfieran mientras la atención del consumidor está en otra parte.
A medida que el modelo de las compras a meses sin intereses ha ganado fuerza, ya creó una nueva vía para que los estafadores exploren nuevos tipos de estafas. Los estafadores ahora están tratando de explotar el hecho de que pueden obtener productos a una fracción del precio minorista o, en algunos casos, a costo cero.
Las credenciales robadas también son activos clave para los estafadores en las estafas de compras a meses sin intereses. Después de comprar listas de números de tarjetas de crédito en la web oscura, intentan maximizar la ganancia en cada tarjeta. Los pagos a meses sin intereses les permite multiplicar la capacidad de una tarjeta porque las autorizaciones ocurren solo en una fracción del valor de los bienes. Sin las medidas adecuadas de prevención de fraude, las compras a meses sin intereses son un objetivo principal para los estafadores en el ecosistema de pagos.
Una defensa de múltiples capas contra el fraude, crea confianza
Una de las mejores formas para que las empresas se protejan de este tipo de estafas es crear un proceso eficiente y sin problemas para determinar qué clientes son confiables. Los esquemas de Conozca a su cliente (KYC), la autenticación de dos factores y un buen perfil de clientes de confianza pueden ser la solución para desenmascarar a los estafadores implacables. Las empresas que priorizan la confianza en la identidad tienden a experimentar menos fraude. Una defensa dinámica contra el fraude y de múltiples capas crea un elemento disuasorio significativo para los ciberdelincuentes.
Los ciberdelincuentes son inteligentes y crean esquemas complejos para engañar a los consumidores. La ingeniería social les permite disuadir las defensas de autenticación de identidad y encontrar un caballo de Troya para perseguir su estafa. Una vez que el estafador obtiene las credenciales pertenecientes a su víctima, utiliza la ingeniería social para pasar la puerta de autenticación de doble factor poniéndose en contacto con el titular de la cuenta bajo engaños. Las víctimas asumen que el estafador es una fuente confiable y finalmente regalan las últimas piezas del rompecabezas, sin darse cuenta de la estafa. En este punto, todo ha terminado: el cibercriminal tiene todas las cartas.
¿Podemos comprar a meses sin intereses y sin riesgo?
Tanto las empresas como los consumidores son cada vez más conscientes de los riesgos y pueden cerrar la puerta a los estafadores oportunistas al crear conciencia en los nuevos usuarios en línea sobre cómo protegerse de la ciberdelincuencia.
No existe el riesgo cero en términos de fraude. Los ciberdelincuentes siempre parecen estar por delante del juego, monitoreando de cerca las nuevas tendencias para crear nuevas formas de engañar a los consumidores y las empresas. La tendencia de compras a meses sin intereses es uno de los muchos ejemplos de lo rápido que los delincuentes pueden subirse al carro.
Sin embargo, las empresas que tengan éxito y prosperen en medio de esta incertidumbre y riesgo que rodea a las compras a plazos serán aquéllas que refuercen sus defensas contra el fraude sin afectar innecesariamente la experiencia del cliente. Esto significa tener la capacidad de rastrear el comportamiento actual y en evolución del consumidor a lo largo del recorrido del cliente en línea y utilizar la inteligencia de cada interacción para identificar, modelar y predecir mejor la confianza y el riesgo futuros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *