dom. May 29th, 2022

SPIRIT OF BIG BANG GOLD CRYSTAL

La fusión y la creación de nuevos materiales, nada nuevo hasta ahora, representan la esencia de Hublot. Es en este punto donde la marca se implica en la transmutación de los metales, y gracias a su laboratorio metalúrgico y a su departamento de I+D ha reproducido la forma más rara de oro que se puede encontrar en la Tierra: el oro nativo cristalizado, llamado cristal de oro. Con su doble edición limitada del Spirit of Big Bang Cristal d’Or, disponible en 39 y 42 mm, Hublot no solo transmuta el oro, sino que también transforma el ADN de su firma relojera, el Big Bang, en la forma de tonel de su Spirit of Big Bang. Una alquimia de materia y espíritu.”

Ricardo Guadalupe

CEO de HUBLOT

Se suele decir que lo que produce la Naturaleza es irreproducible, debido a que los procesos naturales exigen un tiempo y una complejidad que a menudo escapan a la mente humana. Una vez más, Hublot ha hecho posible lo imposible, transmutando el oro en su forma más rara y exclusiva, la del cristal de oro. Una forma de oro única, ya que es imposible reproducir dos cristales de oro idénticos. Más allá de la fascinación que ejerce sobre la humanidad desde la noche de los tiempos, el oro encarna todo lo que marca la singularidad de Hublot: materiales, minerales, metales, su fusión y transmutación en nuevas expresiones, tanto inesperadas como únicas. Una alquimia que se manifiesta tanto en la transmutación de la materia prima como en la química del espíritu del propio reloj. Presentamos el Spirit of Big Bang Gold Crystal, 

El misterio del cristal de oro 

Hublot te invita a adentrarte en la cuna de un saber hacer único, en los misterios del metal más precioso y fascinante, uno de los más antiguos, nacido al mismo tiempo que la creación del Universo, en la época del Big Bang, hace 13 800 millones de años. 

La cristalización natural del oro se remonta a decenas de millones de años, al momento en el que se formaron las cadenas montañosas. Desde las grietas de la Tierra, las aguas cálidas junto con la presión extrajeron el oro, depositándolo nuevamente sobre las rocas en forma de vetas. Con la erosión, estos filones transportados por el agua y la lluvia se depositan en los lechos de los ríos, dando lugar a las escamas de oro. Debido a que estas condiciones naturales se producen al mismo tiempo en contadas ocasiones, permitiendo la creación de escamas de oro, el cristal de oro, en estado natural, representa la forma más rara de oro en la Tierra. 

Como un verdadero alquimista de los tiempos modernos, Hublot domina hoy en día una técnica única que le permite reproducir el proceso de cristalización natural de forma casi idéntica. Al calentar el oro más puro, de 24 quilates, hasta su punto de fusión (1064,18 grados Celsius), sus átomos se volatilizan en una mezcla gaseosa antes de entrelazarse entre sí gracias al efecto de la baja temperatura, formando así estructuras ligeras y cinceladas. Miles de pequeños cristales se unen entre sí para crear una arquitectura que al mismo tiempo es única, aleatoria y totalmente irreproducible. A continuación, se realiza una fina selección para conservar tan solo los cristales más perfectos, que no superan el 20 % de los producidos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.