mié. Abr 17th, 2024

COLUMNA NATURA: Job Hopping, el lado positivo de una tendencia en RH

Por Renata Maldonado, Directora de Recursos Humanos de Natura &Co.

Empecemos con una definición: los Job Hoppers, o Job Jumpers, son aquellos profesionales que saltan de un empleo a otro en poco tiempo, sin que eso sea necesariamente malo para su currículum. Esta práctica ya es una se está convirtiendo en tendencia observable en las generaciones Millennials Generación Z. De acuerdo con una encuesta de la firma Robert Half[1], el 75% de los jóvenes entre 18 y 34 años considera que la práctica del job hopping es beneficiosa para su carrera.

Sin duda alguna, este cambio de paradigma responde a que los jóvenes poseen un mindset distinto, donde se prioriza la recompensa inmediata (derivado de su alta interacción en las redes sociales). El like se ha convertido en la vía para alcanzar el reconocimiento y eso mismo: la gratificación, la demandan en el mundo laboral. De ahí que las metas profesionales deben estar alineadas con sus necesidades y expectativas de vida.

En una economía digital, que evoluciona de forma vertiginosa, esos rasgos no son necesariamente negativos. De ahí que este tipo de colaboradores destaque por su adaptación al cambio; su capacidad de aprendizaje, su creatividad y su enfoque en los resultados.

En ese sentido, los Job Hoppers son el resultado natural de la era actual. ¿Qué hacer entonces como especialistas en Recursos Humanos ante un reto como éste? En primer lugar, cambiar de signo: dejar de ver la práctica del job hopping como algo negativo y usarlo a nuestro favor; es decir, trabajar en torno a esas características y demandas. No me refiero a complacer a una generación, sino de desarrollar la habilidad –como líderes– para adaptarnos a un cambio constante, permanente.

Si bien los Job Hoppers comprometen la estabilidad, además de que tienen que enfrentar la desconfianza inicial de los reclutadores, identificarlos

puede ayudar a atenuar las afectaciones y comprometerlos en objetivos de corto y mediano plazo. Por otro lado, las organizaciones, a través del mapeo de sus procesos, pueden definir en qué áreas y posiciones este tipo de profesionales pueden mejorar su performance.

Hoy en día las expectativas de los colaboradores están en su punto más alto y los empleados demandan flexibilidad, mejores salarios y un equilibrio vida–trabajo. Gestionar todo eso, en términos realistas, no es una labor fácil, pero tampoco es imposible; el reto estriba en la capacidad de los líderes para comunicar, negociar, aprender de los fracasos y promover un ambiente de tolerancia a la frustración. Eso no está peleado con el alto desempeño y el compromiso.

Los Job Hoppers, por otro lado, no están hechos para todo tipo de empresas. Si en tu organización está en la transición de una cultura tradicional a una de vanguardia, quizá no es el momento de reclutar a este tipo de colaboradores que funcionan u operan mejor en entornos ágiles. Pero si tu negocio es una empresa emergente o similar, que promueve políticas innovadoras, es el momento perfecto para traerlos a tu organización.

En Natura nos esforzamos en tener sentido y propósito, esto lo vemos reflejado en nuestra cultura y en nuestras causas, es así como logramos atraer a nuestros colaboradores quienes prefieren y deciden ser parte de nuestra historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *