lun. May 27th, 2024

Cómo elegir y usar los sistemas de retención infantil

  • Su uso puede reducir hasta 60% el riesgo de muerte en un incidente vial.

Ciudad de México, 28 de agosto de 2023.- Los cinturones de seguridad están diseñados para proteger a personas con una estatura superior a 1.50 metros, por lo general mayores de 12 años. Por ello, los Sistemas de Retención Infantil (SRI) – comúnmente conocidos como autoasientos infantiles o silla para el auto- son claves para la seguridad de bebés, niños y niñas, y cualquiera con una estatura menor.

Estos sistemas mantienen apartados a las personas de la estructura del automóvil, y distribuye el impacto del choque para que el daño sea el mínimo posible. Así es como pueden reducir hasta 60% el riesgo de muerte en caso de sufrir un incidente vial; pero, a pesar de su importancia, menos del 40% de los infantes lo usan actualmente.

Por ello, Reacciona por la Vida® y AXA México, comparten información para elegir e instalar el sistema adecuado para cada fase del niño o niña:

  • Portabebés: de 0 a 12 meses con peso máximo de 13 kg.*[1]

En esta primera etapa el cuerpo del bebé es muy delicado y cualquier movimiento brusco puede ocasionarle algún daño. El sistema debe colocarse en dirección contraria a la marcha para ofrecer una mejor protección, y el respaldo en una posición inclinada de entre 30 y 45 grados para reforzar el apoyo de la cabeza del bebé.

  • Silla para infantes: de 1 a 4 años con peso de entre 9 y 18 kg.*

La silla debe estar mirando hacia atrás y a partir de los dos años debe cambiar su orientación para mirar hacia el frente. Es indispensable que incluyan un arnés que sujete de manera firme al infante, para repartir en un área más amplia el impacto de un posible choque.

  • Asiento elevado (booster): de 4 a 12 años con peso de entre 15 y 36 kg.*

Este permite utilizar el cinturón de seguridad del auto, y cruzar adecuadamente sobre el pecho y en diagonal por el hombro para bajar sobre la pelvis. El cinturón debe quedar cerca entre el hombro y el cuello para prevenir que un impacto vaya directamente al corazón y pulmones. En menores de 9 años, es aún más importante usar asientos elevados que incluyan un respaldo alto con soporte adicional para la cabeza y laterales.

La silla no debe moverse más de 2.5 cm de lado, en caso de ser así, es necesario ajustar los tirantes para tener la mayor fijación posible. Al momento de colocar al niño o niña, asegúrate de que las correas del arnés no estén torcidas ya que esto puede significar que están flojas. Los tirantes deben estar tensos para comprobar que la persona está bien sujeta.

Además, es recomendable utilizar asientos que cumplan con estándares internacionales. Las certificaciones más importantes son: ECE R129 de la Comisión Económica Europea, y CFR de los Estándares Federales de Seguridad de Vehículos Motorizados del Código Federal de Regulaciones (FMVSS, por sus siglas en inglés) en EE. UU.

¿Cuándo debes cambiar la silla a asiento?

Como recomendación general, un asiento infantil debe ser cambiado a asiento elevado cuando el broche de seguridad no está a la altura de las axilas, cuando las correas no están por encima el hombro y cuando el respaldo del asiento está a la altura de las orejas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *