sáb. May 18th, 2024

EL DESARROLLO DIGITAL Y LA INNOVACIÓN DE LAS EMPRESAS SE IMPULSAN A TRAVÉS DE LA ECONOMÍA DEL CONOCIMIENTO

  • La economía del conocimiento potencia sus posibilidades con la llegada de la nueva sede de EY GDS a la CDMX, la cual creará alrededor de 2 mil empleos.

Una empresa, negocio o emprendimiento puede funcionar sin oficina, maquinaria o infraestructura, pero no sin conocimiento. Y si, además quiere innovar, es indispensable usar la información y el conocimiento para generar valor y ofrecer a la sociedad productos y servicios que mejoren su desarrollo y calidad de vida, es decir: usar la economía del conocimiento. 

A través de la historia, esta evolución del trabajo ha ocurrido hasta hoy, en donde los colaboradores son solicitados por su capacidad de crear, de usar su conocimiento y añadir valor a la empresa. Es decir, el valor principal pasó de ser una fuerza física a la capitalización del conocimiento. 

Actualmente, las empresas, negocios y emprendedores buscan soluciones específicas para los problemas de su entorno y sus ecosistemas y por ello requieren de profesionales que, desde cualquier país, exporten su conocimiento y lo ofrezca a distintos proyectos. 

En México, los principales motores de la economía siguen basados en el sector de servicios, pues de acuerdo con datos del Gobierno Federal, en el primer trimestre del 2022, esta área representó el 63.32 por ciento del PIB y empleó al 61.07 por ciento de la fuerza laboral. En segundo sitio, está el sector industrial, con 28.92 por ciento del PIB, mientras que el sector primario aporta el 3.35 por ciento del PIB.[1]

 
En este escenario, es necesario impulsar la economía del conocimiento como un brazo más de valor que potencie el mercado mexicano en el extranjero.

En este contexto, EY Global Delivery Services (GDS) -una red de centros de prestación de servicios en 10 países y 21 ciudades- llega a México con el fin de atraer al mejor talento y así poder ofrecer servicios que promuevan la transformación digital, a través de conocimiento especializado y tecnología avanzada que genere confianza en los mercados de capital. 

Este tipo de economía es una apuesta para impulsar el desarrollo de las empresas, industrias y negocios, a partir del aumento del conocimiento en lugar del incremento de recursos materiales tradicionales. 

Su importancia es tal que, en otros países de Latinoamérica, como Argentina, el gobierno otorga beneficios como un bono mensual para pagar impuestos nacionales, un descuento de hasta el 60% en el impuesto a las ganancias y la reducción a cero, en los derechos de exportación de servicios si la empresa está inscrita en el Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento. [2]

El 12% de las empresas de Argentina se dedica a la provisión de servicios basados en el conocimiento y emplea a más de 860 mil trabajadores.[3] Es también un sector en constante crecimiento: crea empleo y aumenta sus exportaciones a una tasa mayor que el resto de la economía.

La instalación de EY GDS en la Ciudad de México se dio tras un exhaustivo análisis en Latinoamérica y fue aquí donde se encontró la mayor disponibilidad de perfiles tecnológicos, por lo que se tiene proyectado crear alrededor de 2 mil empleos en los próximos dos años. 

El objetivo es contratar y capacitar a personas que sepan dar soluciones relevantes para los problemas que enfrentan las empresas actuales. Para ello, sus colaboradores, tienen acceso a un sólido programa de capacitación que les permite aprovechar su potencial, optar por experiencias multiculturales y carreras ágiles para desarrollar habilidades de liderazgo e innovación.   

La creación de este nuevo centro generará empleo en la ciudad y contribuye al desarrollo de la creciente industria del conocimiento en México, con la exportación de servicios profesionales y soluciones estratégicas para todos sus clientes. 

Hoy, sin duda, los modelos de negocio del futuro están íntimamente unidos a la economía del conocimiento ya que los cambios tecnológicos, el avance de las tecnologías de la información y la comunicación pueden traer grandes aumentos de productividad, la innovación, el avance y desarrollo de México.

Verónica Asla

EY GDS Mexico Operations Integration Leader

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *