sáb. May 18th, 2024

LUZ, CÁMARA… FOOD PORN: 5 CURIOSIDADES DEL DETRÁS DE LAS ESCENAS GOURMET DE “EL MENÚ”

nivel, y su comida es extraordinaria por su arte, pero también porque tiene calidez emocional. Una de las cosas específicas que buscábamos era que las creaciones del chef Slowik fueran emocionalmente frías. Que fueran hermosas pero, en algún punto, sin vida. Obviamente es una extensión de la situación de su alma y su mente en el momento en el que transcurre la historia. Esto permitió a Dominique hacer su papel al crear el menú del chef“, explica Mylod.

LOS PLATOS COMO COLUMNA VERTEBRAL DE LA TRAMA

Las creaciones del chef Slowik funcionan en la historia como esqueleto del relato, al tiempo que actúan como indicadores de lo que vendrá. Con cada plato se revela un nuevo aspecto de la trama, embarcando a la audiencia en una aventura inesperada y tormentosa junto a los comensales de Hawthorn.

A medida que avanza el paso a paso del menú degustación, la tensión aumenta y se van revelando secretos a través de platos inesperados. Así, los comensales llegan a la inquietante conclusión de que el elaborado menú de Slowik está diseñado como catalizador de un final estremecedor.

UN EQUIPO DE COCINA INTEGRADO POR ACTORES CON EXPERIENCIA EN GASTRONOMÍA

Para lograr la máxima autenticidad en las escenas de la cocina, e incluso en aquellas en que la cocina se ve de fondo, el equipo creativo convocó actores locales de Savannah, Georgia -donde se rodó el film- que tuvieran experiencia en gastronomía.

Y para robustecer aún más su conocimiento en la materia, los intérpretes trabajaron estrechamente con el chef John Benhase, quien los entrenó en la manipulación de cuchillos, les mostró cómo emplatar y los orientó con el protocolo de trabajo en la cocina de un restaurante.

“Los platos tenían que estar inmaculados y coordinados con el guion. Uno en particular, ‘Man’s Folly’ (algo así como “El capricho del hombre”), como lo bautizó Crenn, es una alusión crítica al sexismo instalado en la industria. El plato final de una comida es un postre que cubre toda la superficie de la mesa como una especie de cuadro de Jackson Pollock lleno de gotas salpicadas y remolinos. Ese plato fue un gran desafío para el equipo”, dice John Benhase

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *