dom. Abr 21st, 2024

Cooperativas agrícolas: casos de éxito a través de una cultura empresarial   

  • La Organización Internacional del Trabajo (OIT) calcula que las cooperativas generan más de 100 millones de empleos a nivel mundial. 
  • FUNDACIÓN ADO ha beneficiado a más de 1,150 personas a través de su coinversión en cooperativas productoras de cacao en Tabasco, 

Ciudad de México a 25 de julio de 2023.- Las cooperativas han sido, históricamente, una importante alternativa económica para la población mexicana, sobre todo, en el caso de comunidades rurales en las que este tipo de organización les ha permitido no solo un impacto positivo en términos comerciales y económicos, sino también en el desarrollo integral de su comunidad.  

De acuerdo con datos del Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria (CEDRSSA), el Registro Agrario Nacional cuenta con cerca de 35 mil sociedades rurales. Dentro de este número, destacan los estados de Oaxaca, Chiapas y Veracruz como los principales.  

“Las cooperativas cuentan con un fin mayor que el puro beneficio económico”, mencionó Andrés Pérez-Peña, gerente general de FUNDACIÓN ADO. “Los principios básicos que hacen a una cooperativa, sobre todo en un entorno rural, incluye también mejorar las condiciones de vida de aquellos que la conforman, calidad y nivel”, concluyó.  

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) calcula que las cooperativas generan más de 100 millones de empleos a nivel mundial, adicional a que son un modelo de organización que construye hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) por su capacidad de reducción de la pobreza y creación de sociedades inclusivas.  

FUNDACIÓN ADO ha coinvertido en diversas sociedades cooperativas para promover no solo una mejor calidad de vida de los habitantes de las comunidades rurales, sino también un aprovechamiento de los recursos naturales que les permita ser sostenibles en el tiempo. Como ejemplo de ello, ha acompañado a cooperativas de cacao en Chiapas y Tabasco, tecnificando sus procesos de producción e impulsando su comercialización.  

Resultado de esta acción, se ha beneficiado a los habitantes de las comunidades de Pichucalco, Villahermosa, Nacajuca y Comalcalco, a través de: 

  • Motivación a más de 60 mujeres a mejorar su capacidad de trabajo en equipo y propiciar su independencia económica. 
  • Aumento de hasta 2 salarios mínimos en el precio final de los productos de cacao distribuidos por la comunidad. 
  • 6 puntos de venta fijos a nivel nacional e internacional donde los productores pueden comercializar su trabajo. 
  • Más de 360 personas aplican el código de trato a personas con discapacidad. 
  • Recuperación de más de 120 hectáreas de plantación sostenible de cacao. 

A través de la coinversión social, FUNDACIÓN ADO acompaña a los socios locales y sus proyectos para potenciar el uso de recursos, lo que da como resultados emprendimientos que se convierten en pequeñas empresas que transforman a las comunidades. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *