jue. Jul 25th, 2024

El talento joven busca experiencias más allá de sus prestaciones laborales


El talento laboral de los millennials y Generación Z busca recibir una experiencia intangible a través de sus prestaciones, más allá de solo un apoyo económico.
Ciudad de México, 27 de abril de 2023.- Actualmente en el mercado laboral convergen cuatro generaciones: baby boomers, generación X, millennials y centennials, cada grupo con necesidades y prioridades diferentes. Por lo que, para las compañías y el área de Recursos Humanos resulta retador generar protocolos internos que garanticen la salud física y emocional de los trabajadores con aspectos tan particulares.

Post-pandemia, la fuerza laboral busca mantener un balance entre su vida cotidiana y las oportunidades de crecimiento en el trabajo mientras reducen los niveles de estrés o agotamiento. Si a esto sumamos que la generación Z, (personas nacidas entre 1995-2005) se suman cada día más a las filas laborales, de ahora en adelante el talento cuenta con un conjunto de ideas y prioridades diferentes en comparación a sus generaciones antecesoras, pues al crecer en un entorno digitalizado y globalizado desean experimentar su vida laboral a través de experiencias acordes a ello.

De acuerdo con Up Sí Vale, empresa de soluciones de control y gestión de recursos financieros, otorgar experiencias mediante prestaciones afines al estilo de vida de los colaboradores ayudan a un desarrollo integral, una mayor captación y retención del talento. De hecho, 8 de cada 10 de sus tarjetahabientes consideran las prestaciones como un factor determinante para no buscar otro empleo.

“Actualmente ya muchas empresas otorgan prestaciones de Ley y complementarias a su salario como seguros de gastos mayores, vales de despensa o de combustible. No obstante, la tendencia actual en el ámbito empresarial se enfoca en otorgar a la par de estas experiencias intangibles que generen un impacto positivo en la vida diaria de los empleados, sin importar bajo qué modelo están trabajando, sea presencial, híbrido o remoto”, comenta Pablo Menchaca director de Personas de Up Sí Vale.

La evolución de las prestaciones

Lo que es importante destacar es que las prestaciones, así como las personas, están viviendo una transformación. Por ejemplo, con los vales de despensa antes se experimentaba el hecho de cortar el talón de papel simulando una chequera bancaria, ahora con las tarjetas físicas o digitales es más práctico, dinámico y los empleados esperan tener un mayor control de los recursos y una experiencia fluida desde una app en su smartphone.

Cada vez más los vales digitales ya no solo se utilizan para el supermercado, también son utilizados en plataformas de ecommerce. En los últimos tres años se han realizado más de 680 mil transacciones con tarjetas digitales de Up Sí Vale en tiendas online. El hecho de poder utilizar el saldo de sus tarjetas de vales o incentivos en sitios web y en aplicaciones móviles, hace que los empleados busquen mejores experiencias digitales en estas compras.

La tendencia a futuro será dar experiencias laborales que integren elementos presentes en el día a día con incentivos económicos y que estos generen vivencias positivas que se puedan compartir. Un claro ejemplo son las personas que siguen en home office y reciben un apoyo económico para pagar servicios de luz o Internet, y en algún momento han compartido en sus redes sociales su espacio de trabajo o sus mascotas que se convirtieron en sus nuevos colegas.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del INEGI, la Población Económicamente Activa (PEA) en México es de 60 millones de personas, de las cuales el 39.9 millones (68.4%) colaboran dentro de una compañía, 13.3 millones (22.9%) trabajan de manera independiente, en contraste con los 3 millones (5.1%) correspondientes a los empleadores y los 2.2 millones de personas (3.7%) que se desempeñan en negocios familiares. Cada sector desea percibir prestaciones que les generen experiencias positivas afines a su entorno.

Ante este panorama laboral las empresas deben reforzar su compromiso por establecer prestaciones que no solo resulten en apoyos económicos, que si bien ayudan en la economía de los colaboradores, sino también asegurarse de que estas vayan acompañadas de una buena experiencia que les ayude a mejorar su calidad de vida así como su convivencia dentro de las empresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *