dom. May 26th, 2024

La inteligencia artificial: dos caminos para la humanidad

Por Alberto Rosati*

No es necesario ser un entusiasta de la tecnología o un profesional para no haber encontrado el término inteligencia artificial (IA). Está presente en nuestro día a día, en las transacciones bancarias, o en la oferta de productos y contenidos en nuestras redes sociales. Sin embargo, el lanzamiento de ChatGPT, una plataforma abierta de inteligencia artificial lanzada en noviembre de 2022, trajo un nuevo elemento de disrupción a la humanidad.

Los comparativos y las metáforas pueden ayudar a comprender la magnitud del momento tecnológico que vivimos. Por ejemplo, cuando comparamos el ChatGPT con el descubrimiento y uso evolutivo del fuego.

Lo que une la historia, el pasado, el presente y el futuro, involucra el espíritu generado por la tecnología que profundiza y crea facilidades, por un lado, frente a los temores sobre el daño que tal herramienta puede causar a las personas si se usa incorrectamente. Con el fuego fue así, ¿por qué no con la IA? Sin embargo, ¿está todo definido y claro hacia dónde vamos con esta inteligencia artificial que cada vez más participa en nuestras vidas? Tomemos las cosas con calma aquí.

Cada vez que hay un gran descubrimiento, la emoción de la sociedad es amplia, con la creencia de que todo cambiará. Sin embargo, la velocidad del cambio en la realidad mundana no ocurre en la misma proporción que las expectativas de las personas. No es que esta disfuncionalidad entre la expectativa y la realidad deba hacernos subestimar la tecnología a largo plazo. Esto es lo que suele pasar, pero hay buenos ejemplos de que con la IA la historia ha sido, es y será bastante diferente a cualquier otra tecnología. Hablar de esto me permite diferenciar dos conceptos importantes sobre el tema, respecto a la IA Generativa, que está muy de moda en los debates actuales, y la IA que se cataloga como Predicativa.

Los servicios financieros, como los ya vistos con Open Banking y otros adeptos a Open Finance, están a la vanguardia cuando hablamos del uso de IA generativa, aquella que tiene la capacidad de crear nueva información a partir de una base de datos preexistente. Es así como bancos y fintechs están ofreciendo servicios y ofertas personalizadas a cada cliente, con extracción y tabulación de datos automatizada. Y eso no es todo.

Las iniciativas en el sector de la automoción (desde las inspecciones de vehículos hasta los coches autónomos), la sanidad (telemedicina para diagnósticos automatizados y rápidos) y la fabricación (la producción de asientos de aluminio ya se ha reducido de siete minutos a unos pocos segundos en Alemania) son otros ejemplos de lo que AI ya ofrece de hecho, y apenas estamos comenzando a explorar el potencial real de esto. Aquí viene lo que ya se empieza a llamar IA Predicativa.

Algo se clasifica como predicativo cuando se le atribuye una cualidad y/o una característica. En el caso de la inteligencia artificial, significa ir más allá de los datos generados a partir de una inmensa cadena de información y atribuirle cualidades y características, a partir de modelos y arquitecturas profundas y de alto rendimiento. Nuevos modelos de hardware y software ya están entre nosotros y otros vendrán dentro de este razonamiento, que también tiene como figuras centrales la democratización del acceso a la información y la industrialización de soluciones que se expanden a distintos ámbitos.

Por ahora, la idea generativa de la IA hace que las empresas más grandes del planeta -Google, Microsoft, Meta, Amazon, entre otras- corran tras sus propios modelos a lo ChatGPT. En común en cada una de estas iniciativas, además de la producción de textos, imágenes, videos y otros contenidos, es el potencial de finitud incierta, especialmente debido a un raspado más profundo y al aumento del valor agregado. Con menos esfuerzo manual, estamos mejorando cada vez más la calidad de los datos y la eficiencia de todas las aplicaciones posibles.

Es claro, por tanto, que la escalabilidad es demasiado atractiva para ser ignorada en el mundo empresarial, impactando en la vida de los trabajadores, consumidores y sociedad en general. Posiblemente, el gran reto que plantea la IA, ya sea generativa, predicativa o no, radica en su elemento aún estático, que se basa más en generar nuevos datos a partir de una base de información preconcebida. Sin embargo, existe la tendencia de que esto no dure mucho tiempo: Bard, de Google, no nos deja mentir.

Las reglas de este juego de IA pasan por esto: tener plataformas y herramientas cada vez más basadas en modelos de lenguaje natural, crear nuevas cadenas de valor y, en consecuencia, datos. Eso será fantástico, pero siempre está el “pero”. Todo ello debe ir siempre acompañado de tres premisas fundamentales: sistemas seguros y pertinentes; costes reducidos (hoy entrenar con IA es caro); y privacidad de datos, sin modelos estereotipados y manipulados.

La inteligencia artificial es ahora, y esto plantea dos caminos centrales para nosotros como humanidad: ¿vamos a reaccionar rápido y capitalizar estos y otros fenómenos relacionados, o simplemente vamos a enfrentar las consecuencias de llegar tarde a la evolución tecnológica? Esta es una respuesta que ni ChatGPT ni algún algoritmo puede generarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *