dom. Abr 21st, 2024

Placebo en México: Una Noche de Conexión Musical

Por: Karen Campos

El cariño que tiene Placebo por el público mexicano es innegable, con cada nuevo álbum se espera que la banda británica conformada por Brian Molko y Stefan Olsdal visiten nuestro país, incluso algunas de esas visitas están plasmadas en fragmentos de documentales oficiales y en la grabación del concierto del año pasado en el Palacio de los Deportes. Así que sí, es justo que la banda pidiera que los celulares se quedaran guardados en los bolsillos de los asistentes al Teatro Metropólitan.

Y es que la petición para no grabar el concierto no es nueva en el grupo. La última gira ha llevado esta solicitud en cada lugar en donde se presentan. Así que cuando el anuncio apareció en la pantalla del escenario del Metropólitan el público celebró que, esa noche los aparatos móviles se quedaran guardados, pues para el grupo es más fácil conectar con sus seguidores cuando ellos les están prestando toda su atención, en lugar de dirigirla a su teléfono.

Así fue como Placebo arribó al escenario del Metropólitan para arrancar la noche con “Forever Chemicals”, “Beautiful James” y “Hugz”, temas que forman parte de su álbum “Never let me go”. Nos gusta pensar que Placebo eligió México para celebrar el primer aniversario del lanzamiento de este álbum que, sin duda, está marcando una nueva etapa en la carrera de la agrupación que disco tras disco ha sufrido cambios importantes, ya sea en su sonido o su alineación.

Fotos OCESA

“Happy Birthday in the Sky” y “Surrounded by Spies” también formaron parte del setlist de la noche, en donde incluyeron 10 de los temas que conforman el “Never let me go”. Es importante mencionar que, a diferencia de su presentación pasada en la CDMX, el público parecía conectar mejor con los últimos temas de Placebo.

Pero fueron los éxitos de los británicos los que despertaron la emoción de los fans: “Slave to the wage”, “Song tos ay goodby”, “The bitter end”, “Infra-red”, temas que cantaron al hilo y que despertaron la emoción de sus seguidores, a la vez que revivieron recuerdos de la adolescencia de muchos otros.

Y por supuesto que no podía faltar el negrito en el arroz, esa persona que no entiende las indicaciones. Un asistente entre el público decidió que era buena idea sacar su celular y grabar más que unos segundos de la agrupación, pues fue el mismo Brian Molko quien detuvo “Soulmates” para señalar que alguien estaba grabando: “les pedí de manera seria que no grabaran. Dejen de hacerlo”.

Retomó el concierto, pero sí deja un poco el sabor amargo de ser parte de ese público que hizo enojar a Brian Molko. Y resulta hasta gracioso que después tocaran “Too Many Friends”, una canción que relata esa dependencia que ahora tenemos a los teléfonos celulares, a las aplicaciones y a esa necesidad de coleccionar amigos que solo están en las redes sociales, personas a las que nunca vamos a ver en la vida real, pero de las cuales siempre se está buscando su aprobación a través de un like o comentario.

El dúo estaba dispuesto a hacer memorable la noche, y sorprendieron con “Taste in men”, para terminar con su emblemático cover de “Running up that Hill” de Kate Bush, y ya uno de los temas consentidos de la banda para cerrar los conciertos en lo más alto.

Por su puesto que no está mal querer tener un video o una foto de algún concierto, sobre todo cuando algunas personas esperan años para ver a su grupo favorito, pero también es importante vivir el presente, disfrutar el ahora, conectar con la banda y el resto de seguidores. Recuerden que varios medios de comunicación se encargan de compartir aspectos del concierto para que ustedes puedan cantar, brincar y hasta llorar con sus canciones favoritas. ¡Solo disfruten del espectáculo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *