mié. Feb 21st, 2024

Red Hot Chili Peppers, Enjambre, Kinky y Los Bunkers conquistaron al Vive Latino 2023

Por Karen Campos y Daniel Nequiz

Libre de lluvia y lleno de público que portaba camisas de Red Hot Chili Peppers, así fue como comenzó el segundo día del Vive Latino, el cual tenía listo cada uno de sus escenarios para que se presentaran las diversas propuestas musicales que cada año cautivan al público que se da cita en uno de los festivales musicales más importantes en México.

Una de las primeras presentaciones que tuvimos la oportunidad de presenciar fue la de Elsa y Elmar, dúo colombiano que ha venido ganando popularidad en la escena musical latinoamericana, los acordes de su guitarra y su voz suave cautivaron a los asistentes, quienes no tardaron en corear sus canciones.

Pero fue su colaboración al lado de Carla Morrison el momento que marcó su presentación. “Ojos de noche” fue el tema con el cual la química entre Elsa y Elmar y Carla Morrison fue evidente. El público se entregó completamente a la música y las voces de los artistas, creando una atmósfera de energía y alegría que duró hasta el final de la presentación.

Por otro lado, la Carpa VL se llenó de colores y un ambiente casi místico con la presentación de Leonardo de Lozanne, quien en esta ocasión llegó al Vive Latino para presentar su álbum “Espacial Colonial”. Vestido con un saco rojo y un pantalón plateado, Leonardo logró emocionar al público con “Lluvia de fuego”, “Delicadamente” y “Polvo Cósmico”.

Y es que, durante su presentación, Leonardo demostró sus años de experiencia en los escenarios y el dominio que ya tiene de éste pues, aunque se trataban de temas nuevos, logró hacer que el público bailara, brincara y gritara durante cada uno de los temas que interpretó en la hora que estuvo sobre el escenario.

Una de las presentaciones más esperadas en esta edición del Vive Latino fue la de Los Bunkers, pues este sería el reencuentro del grupo chileno con el público del VL. La emoción de la gente por verlos de nuevo se podía sentir en cada rincón del Foro Sol, cuando cerca de las 6:00 pm el público comenzó apresurarse para no perderse de ninguno de los temas del popular grupo.

Así, a las 6:15 pm la agrupación subió al escenario y con “Miéntele” los fans enloquecieron, pues ya fuera con “Una nube cuelga sobre mí” o “Nada nuevo bajo el sol”, Los Bunkers nos regresaron a aquellos años de adolescencia, en la que su música formó parte del soundtrack de la vida de muchos.

Otro de los éxitos que no pudieron dejar fuera de su presentación fue “Llueve sobre la ciudad”, también se dieron la oportunidad de interpretar un nuevo tema titulado “Rey”, y covers como “Y volveré” y “El necio”. El Foro Sol se pintó de pantallas color naranja con “Ven aquí”, la energía de la banda y el público se desbordó en ese momento que quedó capturado en el celular de un mar de gente que coreó cada estrofa de la canción, haciendo de ésta una de las presentaciones más exitosas del Vive Latino 2023.

Si con Los Bunkers al escenario principal ya no le cabía ni un alfiler, el desborde de gente se hizo presente con Red Hot Chili Peppers, pues la multitud no pudo evitar emocionarse minutos previos a su presentación que arrancó con “Jam” y “Around The World”.

Vestidos con llamativos atuendos de colores Anthony Kiedis, Flea, Chad Smith y John Frusciante emocionaron al público que sin duda “quería a los chili peppers” con “Dani California”, “Scar Tissue” y “Suck My Kiss”. A medida que avanzaba el concierto, los Red Hot Chili Peppers se movían con facilidad entre sus éxitos más antiguos y los más recientes.

“Californication” hizo que el público cantara a todo pulmón. Pero hubo un momento durante el concierto en el que el ambiente se tranquilizó. Parte del público ocupó ese tiempo para comer, beber o comentar algún detalle del festival, la energía bajó un poco, hasta que “By The Way” subió el interruptor para encender de nueva cuenta al público. La multitud se animó y comenzó a saltar y cantar con más fuerza que nunca. El momento en que la banda tocó “Under the Bridge” y “Give It Away” fue particularmente emocionante, con la multitud cantando cada palabra con pasión.

Los Red Hot Chili Peppers cerraron el concierto con una fuerte presentación y la multitud se despidió de ellos con una ovación ensordecedora. Fue un espectáculo que dejó a los fanáticos con ganas de más, y un recordatorio de porqué los Red Hot Chili Peppers continúan siendo una de las bandas más icónicas e influyentes de nuestro tiempo.

Para este momento algunos de los presentes comenzaron a abandonar el Foro Sol, pero quienes decidieron quedarse se dividieron entre dos escenarios: el principal conto con la presencia de Enjambre, quienes recibieron a un público ansioso por ver a una de las bandas más icónicas del rock mexicano. La banda apareció en el escenario con un estruendoso aplauso de la multitud que los recibió con los brazos abiertos.

Con sus instrumentos listos iniciaron el show con “Y la esperanza”. El público cantó y bailó al ritmo de la canción, creando un ambiente de euforia y alegría en todo el lugar. La banda continuó con una selección de sus mejores éxitos, como “Visita”, “Manía Cardiaca” y “Somos Ajenos”, entre otras.

Luis Humberto Navejas, vocalista del grupo, interactuó con el público a lo largo del show, agradeciendo constantemente su presencia y mostrando su amor y gratitud por sus fans. La banda finalizó su presentación con “Elemento”, dejando al público con ganas de más. Enjambre entregó un espectáculo de alta calidad musical y emocional que conectó con el público y lo mantuvo eufórico de principio a fin.

Directo de Monterrey, Nuevo León, llegó al escenario de Claro Música Kinky, con una combinación de géneros que prácticamente obligó a levantarse a todo aquel que encontró un espacio libre para descansar, y es que quién podría olvidar aquel peculiar sonido de “Soun tha mi primer amor”, y quién podría resistirse a bailar un buen cover de “Cómo te voy a olvidar”, éxito de Los Ángeles Azules y el cual puso a bailar hasta al más rockero en el Foro Sol.

La sesión de baile continuó con “Ejercicio #16”, “Después del after”, “Solo” y “Coqueta”, cover de Intocable. Kinky no quería que el público se quedara quieto por nada del mundo, cada una de sus interpretaciones invitaban a saltar y sacar toda esa energía contenida, la cual sin duda fue liberada con su éxito, “¿A dónde van los muertos?”. De este modo, Kinky ofreció una de las presentaciones más movidas y energéticas de la noche.

Pasada de la media noche llegó el cierre del Festival Vive Latino con Plastilina Mosh. Ofrecieron una presentación electrizante que dejó al público emocionado y con ganas de más. Sin embargo, algunos asistentes se quejaron de que el volumen no era suficientemente alto, lo que les impidió disfrutar del concierto al máximo.

A pesar de esto, la banda logró conquistar al público con su energía y su música, especialmente al final del concierto, cuando interpretaron algunos de sus éxitos. La multitud se prendió y cantó a todo pulmón, creando una atmósfera de fiesta que contagió a todos los presentes.

En general, la presentación de Plastilina Mosh fue un gran cierre para el Festival Vive Latino, demostrando una vez más porqué son una de las bandas más queridas y respetadas de la escena musical mexicana. A pesar de los problemas técnicos con el volumen, su talento y su pasión por la música brillaron en todo momento, dejando a los fans satisfechos y emocionados por lo que vendrá en el futuro.

Y como cada año, el Vive Latino contó con una serie de actividades para disfrutar mientras se presentaba alguna de las bandas más esperadas. En El Parque se encontró un taller de alebrijes y serigrafía, y para quien se sintiera un poco fuera de contexto podía pasar a maquillarse con las expertas en el ramo. Y del otro lado se colocaron varias hamacas, para recargar energías y continuar con la siguiente sesión musical.

Por otro lado, el Centro Cultural Digital montó una pequeña instalación en la que se podía observar cada que alguien entraba como el ambiente de las luces y la música se veía alterado, aunque también sirvió como un espacio de relajación de todo el alboroto del festival.

Cabe destacar que durante ciertos momentos del festival ir de un escenario a otro se convirtió en una completa pesadilla, sobre todo llegar del principal al Claro Música o a la Carpa VL, se hicieron aglomeraciones en las que parecía que íbamos en el metro en hora pico, además que entre pasos se podía sentir como aplastábamos los vasos de cerveza y las envolturas de comida, dejando en evidencia que no somos un público muy limpio, pues justo fue el escenario principal el que se vio repleto de basura después de que Enjambre terminara su setlist.

El Vive Latino ofreció una experiencia completa durante ambos días, se llevaron a cabo presentaciones memorables, reencuentros con bandas que hace tiempo no se subían a un escenario y también ocurrieron encuentros entre amigos tanto arriba como abajo del escenario. Sin duda, ir al Vive Latino es toda una experiencia que todo amante de la música —sin importar el género— debe vivir alguna vez, pues no da tregua para el descanso, solo hay diversión, momentos inolvidables, grandes setlist y muchos litros de chela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *