dom. Dic 10th, 2023

Bain & Company | Salud financiera, bienestar, trabajo remoto y tiempo libre, determinan el modo de vida del consumidor latinoamericano: Bain & Compan

  • Un reciente estudio de la consultora, desarrollado en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú, destaca que para 95% de los encuestados, la vida se ha encarecido y dos tercios están preocupados por su bienestar económico.
  • 71% se inquieta por su salud mental. 56% afirma que ésta se ve afectada, principalmente, por su situación financiera.
  • 40% prefiere actividades que pueda desarrollar desde casa para ahorrar costos.
  • Uno de cada tres, encabezados por la Generación Z, prefiere actividades que no sean digitales.

Ciudad de México a 24 de abril de 2023 – Aunque el consumidor latinoamericano estaba entusiasmado con la idea de ‘resurgir’ de la era post-COVID; el costo de la vida, la guerra, las crisis políticas y la inestabilidad económica de su país, lo hicieron replantearse prioridades y comportamientos de cara al futuro. De acuerdo con Carlos Martínez, socio y Head Office de la consultora comenta “El consumidor tenía una muy alta expectativa por salir por completo de la crisis del COVID, pero fuimos golpeados por un aumento en el costo de vida y otras problemáticas, lo cual nos convirtió en Consumidos reprimidos, que reajustaron sus prioridades”.

Así lo da a conocer el reciente estudio de Bain & Company: ‘LatAm Consumer and Shopper Update. How Latam consumers are thinking, feeling and behaving’, para el cual se encuestó a más de 10,000 personas de seis países de la región. Entre los principales hallazgos destacan:

Salud financiera

De acuerdo con la investigación, la preocupación por la salud ha pasado casi a segundo término. Ha sido desplazada por la crisis que ocasiona el incremento del costo de la vida. De hecho, el 88% de los encuestados ha o tiene previsto reducir sus gastos personales. El 95% afirma que la vida se ha encarecido y más de dos tercios de ellos, declaran estar muy preocupados por su bienestar económico y de sus seres queridos.

Al respecto, Carlos Martínez, Office Head para México y Centro América de Bain & Company, comentó: “En Bain hicimos un comparativo entre regiones. En éste, vimos que el bienestar financiero parece ser un tema más delicado en América Latina que en Estados Unidos o que en la Unión Europea. No obstante, los latinos esperan un alivio en su situación financiera para los próximos meses”.

Al referirse a las inversiones, el estudio destaca que 49% de quienes llevan a cabo esta actividad, prefiere hacerlo en fondos, bienes inmuebles, criptomonedas y acciones. Además, 45% prevé que sus inversiones aumenten de valor, frente al 26% que espera se reduzcan. En cuanto al salario se refiere, más del 40% visualiza incrementos y el 20% decrementos.

Bienestar, el término en evolución

El término ‘bienestar’ ha evolucionado, ya no solo se refiere a la salud física o mental, sino que se ha ampliado hasta abordar el tema financiero. Al respecto, 71% de los que declararon estar preocupados por su salud mental, el 56% cita las tensiones financieras como su principal factor de malestar.

Por otra parte, sigue existiendo una brecha entre lo que los consumidores desean, en términos de cambios a su salud, y lo que pueden hacer. El 23% declara no tener la posibilidad de hacer cambios, especialmente por distraerse y necesitar apoyo adicional.

En cuanto a hábitos, los consumidores se orientan hacia estilos de vida más sanos, centrándose en una dieta y ejercicio. Declaran una reducción en hábitos de consumo de alcohol, carne y fumar.

“En términos de vida y estilo, identificamos que el 23% de los consumidores latinos tiene intención de realizar cambios adicionales en su salud y bienestar; sin embargo, también es cierto que el 34% no lo logra por distracción o por falta de tiempo. En el caso de México, el porcentaje es de 35% para quienes están trabajando en estas modificaciones. Mientras que un 30% aún necesita apoyo para empezar a implementarlos”, comentó Carlos Martínez.

Trabajo remoto

El modelo de trabajo híbrido parece estar consolidado como una realidad en los países de América Latina. En el último mes, aproximadamente el 50% de los consumidores declararon trabajar desde casa al menos una vez a la semana, y el 17%, 5 días en el mismo periodo.

Se espera, en todos los países, un aumento de los que siguen el modelo híbrido y una disminución de los que no trabajan desde casa; el número medio de días de trabajo desde casa debería aumentar de 1,83 a 2,02 días a la semana.

Adicional, el 14% de los encuestados mencionaron que, aunque pueden desempeñar sus funciones desde casa o completar sus estudios en casa, su empresa o institución educativa no lo permite.

Tiempo libre

En tanto, los consumidores han adoptado los beneficios de lo digital —comodidad, conexión, entretenimiento—, sin embargo, se han hecho conscientes de los inconvenientes, y, encabezados por la Generación Z, casi uno de cada tres de los encuestados, afirman que quieren reducir el tiempo que dedican a actividades digitales, principalmente porque lo consideran una distracción (65%) y un impacto negativo en su bienestar (47%).

Por otra parte, se estima que, pese al aumento del costo de la vida, la mayoría de los encuestados (62%) tiene vacaciones; no obstante, sólo el 5% que planea reducir sus gastos menciona a las vacaciones como uno de los aspectos que pretenden reducir.

El 38% de los consumidores latinoamericanos canceló o no reservó sus vacaciones debido, principalmente, a problemas de asequibilidad (71%) y al miedo a contraer Covid-19 (16%).

En cuanto a belleza y cuidado personal: destaca que el coste ha sido la principal razón para hacerse los tratamientos de belleza en casa, y menos del 10% de los consumidores, que prefieren hacerse los tratamientos de belleza en casa, siguen citando el miedo al C-19 como razón para evitar los salones de belleza.

En conclusión

En general, se observa un cambio en los usos y costumbres de los consumidores, quienes están especialmente preocupados por el aumento del costo de la vida (4,29/5), la estabilidad de su país (4,16/5) y la política en su país (3,82/5). Ello también se ve reflejado en cómo es su percepción de la realidad y su estado de ánimo al respecto. La mayoría responde con una connotación negativa o neutra, lo que dio como resultado una puntuación neta del estado de ánimo del consumidor medio del -10%. Los chilenos y los argentinos declararon los estados de ánimo más bajos, con una puntuación neta de -39% y -33%, respectivamente; México y Brasil son los únicos con una puntuación neta positiva.

Carlos Martínez concluye, “El consumidor reprimido en Latinoamérica se está acostumbrando a cambios más frecuentes y está aprendiendo a ser más racional, ajustar sus expectativas rápidamente y a cambiar su comportamiento. Pero no debemos olvidar, que estas tendencias nos sirven como guía, pero aún tendremos que observar su evolución y si es que lograrán modificar el comportamiento del consumidor a largo plazo”.

Para conocer más sobre los resultados en México, da click a este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *