dom. Feb 25th, 2024

Def Leppard y Mötley Crüe soberbio concierto en el Foro Sol

Por: Karen Campos
Anoche el Foro Sol se convirtió en una máquina del tiempo, y es que recibió a dos emblemáticas bandas del hard rock: Def Leppard y Mötley Crüe, a ellos se unieron sus miles de fans que esperaron un largo tiempo en espera de reencontrarse con los músicos, corear y mover la cabeza al ritmo de cada uno de los temas, ¡para al final expresar con emoción y cierta melancolía «Qué tiempos!».

Después de atravesar por una pandemia y adaptarnos a una nueva normalidad, cada reencuentro se siente como si hubieran pasado muchos años. Eso pudo notarse con el fervor con que la gente se encontraba con amigos y conocidos en las inmediaciones del Foro Sol, y quienes seguramente se sintieron jóvenes de nuevo con Def Leppard, pues los ingleses fueron los primeros en subir al escenario.

En punto de las 20 hrs, Joe Elliott, Rick Savage, Rick Allen, Phil Collen y Vivian Campbell subieron al escenario y se apoderaron de él con “Take What You Want”, y un río de pantallas prendidas se podía observar desde las alturas, porque nadie quería olvidar ese primer encuentro con Def Leppard.

“Let’s Get Rocked” y “Animal” continuaron en su selección musical para esta noche, apenas tres canciones y parecía que al Foro Sol ya no le cabía ni un alfiler, todos los asientos fueron ocupados, y en la sección general no quedaba hueco alguno en el cual se pudieran colar aquellos que llegaron tarde.

Elliott agradeció al público por su recibimiento y continuaron con “Foolin’” y “Armageddon It”. Y como ya lo mencionamos antes, la pandemia no permitió que durante un buen tiempo se hicieran conciertos para encontrarnos con nuestras bandas favoritas, pero a los músicos les dio un respiro para hacer nuevos temas, como en el caso de los originarios de Sheffield, quienes presentaron “Kick”, tema de su último álbum, “Diamond Star Halos”.

“This Guitar” y “When Love and Hate Collide” causaron emoción entre los presentes que no olvidaron llevar a su peluche del Dr. Simi, y aunque no lograron lanzarlo al escenario, al menos lo vimos en las pantallas.

Con los gráficos de “Rocket” nos regresaron a 1969, un emblemático año para la historia de la humanidad, pues fue cuando el primer ser humano llegó a la tierra, y justo fue que la canción estuviera ilustrada con esas imágenes que dieron la vuelta al mundo.

Ricky Allen no podía dejar de mostrar su virtuosismo en la batería, con un solo que estremeció al Foro, seguida de otra demostración de talento de la mano de Phil y Vivian, encargados de calentar motores para la emoción que desató “Hysteria” y “Pour Some Sugar on Me”, dos de las canciones más coreadas de la agrupación.

Fotografías de sus múltiples conciertos, conferencias, convivencias, detrás de cámaras e incluso fans, fueron las encargadas de ilustrar “Photograph”, canción con la cual cerraron su presentación, no sin antes prometer que volveríamos a verlos pronto: “háganos un favor, no nos olviden. Nosotros no los olvidaremos”, dijo Joe antes de que las luces se encendieran de nueva cuenta.

Algunos abandonaron sus lugares para ir a recargar motores con comida y cerveza, mientras el equipo encargado de Mötley Crüe hacía lo propio en el montaje del escenario. Y para hacer más llevadera la espera el público en gradas hizo la ya tradicional ola unas cuantas veces hasta que salió perfecta. Fue al grito de “Crüe, Crüe, Crüe” que las luces se apagaron de nuevo.

Una falsa transmisión de noticias apareció en las pantallas para anunciar que la única forma de comunicación en esos momentos sería la música, y así fue como el escenario reventó con “Wild Side” y “Shout at the Devil”, temas con los que Mötley Crüe arrancó su presentación.

Vince Neil, Nikki Sixx, John 5 y Tommy Lee, conquistaron el escenario y al público que en esos momentos abandonó sus lugares y simplemente se dejó llevar por la música, con un movimiento automático de cabeza que se encendía con canciones como “Too Fast for Love” y “Don’t Go Away Mad”.

Y por supuesto que, para su presentación, Mötley Crüe se hicieron acompañar por dos sexis bailarinas que también hacían coros y fungían como personal de apoyo, su presencia en el escenario logró desatar los piropos de los fanáticos y encendieron más el ambiente.

Vince preguntó si ya habían visto “The Dirt”, película biográfica de la banda que se estrenó en 2019 y protagonizada por Machine Gun Kelly y Douglas Booth. Así fue que mientras se proyectaban algunas escenas de la cinta interpretaron el tema.

Nikki Sixx salió al escenario ondeando la bandera de México, logrando emocionar a los fans: “es un placer estar aquí otra vez con ustedes y presentarles a nuestro amigo, que espero sea también su amigo, el señor John Fucking 5”. Con esta presentación John hizo un solo de guitarra que logró estremecer y dejar la vara alta para lo que se vino después, pues ya con los ánimos a tope, Mötley Crüe enloqueció a los fans con un medley conformado por “Smokin’ in the Boys Room”, “Helter Skelter”, “Anarchy in the U.K.” y “Blitzkrieg Bop”.

Tommy Lee abandonó un momento su batería para saludar un poco más de cerca a sus seguidores mexicanos después de su última visita hace 10 años. “¿Dónde están los shots de tequila y la cerveza?”, preguntó al tiempo que el público alzó su vaso de cerveza hacía la banda que nos regaló otro emblemático momento con “Home Sweet Home”, pues miles de luces de celulares y alguno que otro encendedor se balancearon al ritmo de la canción.

“Dr. Feelgood”, “Same Ol’ Situation (S.O.S.)” y “Girs, Girls, Girls” desataron la euforia de quienes corearon cada palabra de estos temas. Tras casi cuatro horas de puro hard rock la noche terminó con “Primal Scream” y “Kickstart My Heart”, y mientras la banda se despidió de su público, en las pantallas apareció un mensaje que decía “Gracias, México”.

Y sí leyeron bien, fueron cuatro horas de puro hard rock, recuerdos y emociones, de una noche que, sin duda, queda grabada en la memoria pues dos leyendas de la música se presentaron en el mismo escenario para hacernos vibrar y recordar que no importa la edad, el tiempo o la situación, pues como diría el buen Homero Simpson: “vamos a rockear forever”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *