mar. Jul 16th, 2024

Niñez migrante y afrodescendiente es la más vulnerable a inseguridad alimentaria, según consulta regional de World Vision

Seis de cada diez niños consultados por World Vision expresaron que el cansancio es la principal consecuencia del hambre. En el caso de los adolescentes, 12% atribuyó al hambre su bajo rendimiento escolar, mientras que esa cifra fue del 7% en los niños que tienen entre 6 y 10 años.

La investigación también evidencia efectos en la salud mental: las niñas y niños de 6 a 10 años son casi dos veces más propensos a sentir tristeza (43%) al pasar hambre que los adolescentes (28%) Los niños y niñas que reportaron inseguridad alimentaria, de acuerdo con la investigación, son dos veces más propensos a sufrir otros efectos en la salud como enfermedades respiratorias e intoxicaciones.  Asimismo, los niños consultados también señalaron efectos en su salud mental. Seis de cada 10 niños y niñas asoció la experiencia del hambre a emociones desagradables como la angustia (40%), la tristeza (32%) y a otras como la rabia, el enojo, la ansiedad, el estrés o la desesperación (7%). Por el contrario, la satisfacción de su derecho fundamental a la alimentación les produce alegría y tranquilidad.

COMIDAS ESCOLARES 

World Vision también exploró los contextos en donde los niños comen más saludablemente. 73% expresó que siempre o casi siempre comen sano en sus hogares. En contraste, un 30% dijo que pocas veces y 18% dio que nunca reciben alimentos saludables en la escuela.

El 55% de los niños admitió que consume comida chatarra al menos una vez por semana. Además, 64% reconoció que injiere bebidas procesadas de una a tres veces por semana, mientras que una quinta parte (20,2%) las consume más de cuatro veces por semana.

RECOMENDACIONES DE LA NIÑEZ  

A través de su campaña contra el hambre y la malnutrición, World Vision promueve la implementación de políticas públicas y dotación de presupuestos para asegurar que todo niño, niña y adolescente puedan gozar de su derecho a la alimentación.

Los niños y niñas participantes, recomendaron a los gobiernos, entre otros aspectos, implementar programas de asistencia alimentaria en especial para aquellos grupos en situación de vulnerabilidad como las niñas, niños y adolescentes migrantes. Otra recomendación apunta a brindar incentivos económicos como parte de los programas de asistencia alimentaria, tomando en cuenta que el bajo ingreso económico y altos precios fueron identificados como las principales barreras para el acceso a alimentación saludable. Un participante de El Salvador dijo: “sería importante implementar programas de subsidios o incentivos para que familias de bajos recursos puedan acceder a alimentos nutritivos”.

World Vision es una organización cristiana, humanitaria y de desarrollo dedicada a la protección de los niños y niñas más vulnerables en el planeta. Operamos en más de 90 países globalmente y en 15 en Latinoamérica y el Caribe en sectores como agua y saneamiento, medios de vida sostenibles, protección, educación y salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *