mar. Sep 26th, 2023

Phishing: 10 cosas para hacer inmediatamente si cliqueaste en un enlace falso

sospechosos, seguir sus instrucciones para eliminarlos. Si el proceso de escaneado no encuentra ningún riesgo potencial, pero se siguen teniendo dudas, ponerse en contacto con el proveedor de seguridad. 

  • Considerar un restablecimiento de fábrica: Restablecer los valores de fábrica significa devolver el teléfono a su estado original eliminando todas las aplicaciones y archivos instalados. Sin embargo, algunos tipos de malware pueden persistir en el dispositivo incluso después de un restablecimiento completo, de todas formas, lo más probable es que al borrar el dispositivo móvil o el ordenador se elimine con éxito cualquier amenaza. Recordar que un restablecimiento de fábrica es irreversible y borrará todos los datos almacenados localmente. Nunca se insistirá lo suficiente en la importancia de realizar copias de seguridad periódicas.
  • Restablecer las contraseñas: Los correos electrónicos de phishing pueden engañar para que se divulguen datos confidenciales, como números de identificación, datos bancarios y de tarjetas de crédito o credenciales de inicio de sesión. Si se cree que este es el caso, sobre todo si los correos electrónicos de phishing piden que se facilite un nombre de usuario específico —por ejemplo, con una estafa con temática de LinkedIn-, se deberían cambiar inmediatamente las credenciales de inicio de sesión, muchos más si se recicla la misma contraseña en varias cuentas como el correo electrónico, banca online y/o redes sociales.

Estas situaciones ponen de relieve la importancia de utilizar nombres de usuario y contraseñas únicos para los distintos servicios en línea. Usar las mismas credenciales en varias cuentas facilita a los atacantes el robo de datos personales o dinero.

  • Ponerse en contacto con bancos, autoridades y proveedores de Servicios: Si proporcionaste datos bancarios o de la tarjeta de crédito o los datos de acceso a un sitio web con acceso a las tarjetas, hay que comunicarse inmediatamente con la entidad que las proporciona. Ellos podrán bloquear la tarjeta o congelarla para prevenir futuros fraudes, y así minimizas el daño financiero. Consulta si tu banco (o servicios de pago) tiene una política de reembolso para víctimas de estafas. Para evitar que otras personas caigan en esta estafa, avisa también a las autoridades locales. 
  • Detectar las diferencias: Cuando los delincuentes consiguen entrar en uno de los dispositivos o cuentas, es posible que cambien los datos de acceso, direcciones de correo electrónico, números de teléfono o cualquier cosa que pueda ayudarles a afianzarse en la cuenta y apoderarse de ella por más tiempo. Revisar la actividad en las redes sociales, la información bancaria y el historial de pedidos de sus compras en línea. Si, por ejemplo, se detecta algún pago que parezca raro, desconocido o no autorizado, denunciarlo, cambiar las credenciales de inicio de sesión y, si es el caso, solicitar un reembolso.
  • Buscar dispositivos no reconocidos: Si los piratas informáticos robaron los datos de la cuenta, es probable que intenten iniciar sesión desde su propio dispositivo. La mayoría de las plataformas de redes sociales guardan un registro de las sesiones iniciadas en la configuración de privacidad. Hacer esa comprobación y forzar el cierre de sesión en cualquier dispositivo que se desconozca.
  • Notificar a amigos, contactos, proveedores de servicios y al empleador: A veces, los estafadores utilizan la lista de contactos en una cuenta comprometida para difundir enlaces de phishing o spam. Tenerlo en cuenta y tomar medidas para evitar que otros caigan en la misma estafa.

En el caso que un ciberataque esté relacionado con cuentas de trabajo o dispositivos proporcionados por una empresa, seguir las normas e informar inmediatamente al departamento de IT. Los principales servicios de correo electrónico, como Outlook Gmail, también ofrecen herramientas para informar de correos electrónicos de phishing directamente desde su bandeja de entrada.

“Morder el anzuelo y hacer clic en un enlace de phishing puede hacerte sentir avergonzado, e incluso alarmado, pero este tipo de amenaza es cada vez más frecuente. De hecho, le ocurre a cientos de miles de personas cada año solo en Estados Unidos, y las cifras van en aumento. Si mantienes la calma y sigues los consejos anteriores, estarás un paso por delante de las amenazas a las que podrías enfrentarte.”, comenta Gutiérrez Amaya de ESET Latinoamérica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *