mar. Abr 16th, 2024

Pilotos vuelan a 48 Estados en 48 Horas y aspiran al récord Guinness

Imagínese que pilotea un avión y los neumáticos rechinan al tocar el asfalto del aeropuerto de tu ciudad. Te saluda el arco de un cañón de agua y los aplausos de más de 200 personas resuenan sobre los pistones. Acaba de atravesar 48 estados en menos de 48 horas, lo que, una vez verificado, debería establecer un récord Guinness. Esto es exactamente lo que hizo el capitán del A350 de Delta, Barry Behnfeldt, una idea que se gestó hace poco más de siete meses y fue inspirada por el intento de otro piloto de Delta de batir el récord en 2021. La premisa era la siguiente: Barry necesitaba volar por los 48 estados contiguos, aterrizando en un aeropuerto público de cada uno de ellos para documentar oficialmente que había estado allí. El cronometraje comenzaría cuando el avión dejara tierra en el primer estado y terminaría cuando aterrizara el último vuelo. Y lo más importante, Barry necesitaba un copiloto.

Aquí es donde entró en escena el Capitán Aaron Wilson de Delta en un A321. Ambos ex alumnos de la Escuela de Aviación de la Bowling Green State University, los dos pilotos de Delta se reunieron para tomar un café, donde Barry presentó su idea a Aaron. “Aaron es un hombre maravilloso y un gran piloto con una actitud increíble, así que cuando necesité el segundo piloto, pensé en él enseguida”, dijo Barry.
Aaron, quien lleva casi 10 años en Delta, también tenía experiencia pilotando un avión similar al que Barry usaría para la misión: un Piper Saratoga PA32R de seis asientos de 1980. “Me hizo su presentación y tardé un segundo en darme cuenta que me estaba pidiendo que fuera con él”, dijo Aaron. “Pero estaba muy emocionado al respecto. La misión era un trabajo ideal para mí, así que dije que sí enseguida”. Para completar su equipo, Barry se puso en contacto con Thomas Twiddy, propietario de una estación de reparación certificada por la Administración Federal de Aviación (FAA por sus siglas en inglés) 145 y que estuvo en la Marina con Barry, y le preguntó si estaba dispuesto a ser su técnico de vuelo. Su respuesta también fue un sí rotundo.
Imagínese que pilotea un avión y los neumáticos rechinan al tocar el asfalto del aeropuerto de tu ciudad. Te saluda el arco de un cañón de agua y los aplausos de más de 200 personas resuenan sobre los pistones. Acaba de atravesar 48 estados en menos de 48 horas, lo que, una vez verificado, debería establecer un récord Guinness. Esto es exactamente lo que hizo el capitán del A350 de Delta, Barry Behnfeldt, una idea que se gestó hace poco más de siete meses y fue inspirada por el intento de otro piloto de Delta de batir el récord en 2021. La premisa era la siguiente: Barry necesitaba volar por los 48 estados contiguos, aterrizando en un aeropuerto público de cada uno de ellos para documentar oficialmente que había estado allí. El cronometraje comenzaría cuando el avión dejara tierra en el primer estado y terminaría cuando aterrizara el último vuelo. Y lo más importante, Barry necesitaba un copiloto. Aquí es donde entró en escena el Capitán Aaron Wilson de Delta en un A321. Ambos ex alumnos de la Escuela de Aviación de la Bowling Green State University, los dos pilotos de Delta se reunieron para tomar un café, donde Barry presentó su idea a Aaron. “Aaron es un hombre maravilloso y un gran piloto con una actitud increíble, así que cuando necesité el segundo piloto, pensé en él enseguida”, dijo Barry.Aaron, quien lleva casi 10 años en Delta, también tenía experiencia pilotando un avión similar al que Barry usaría para la misión: un Piper Saratoga PA32R de seis asientos de 1980. “Me hizo su presentación y tardé un segundo en darme cuenta que me estaba pidiendo que fuera con él”, dijo Aaron. “Pero estaba muy emocionado al respecto. La misión era un trabajo ideal para mí, así que dije que sí enseguida”. Para completar su equipo, Barry se puso en contacto con Thomas Twiddy, propietario de una estación de reparación certificada por la Administración Federal de Aviación (FAA por sus siglas en inglés) 145 y que estuvo en la Marina con Barry, y le preguntó si estaba dispuesto a ser su técnico de vuelo. Su respuesta también fue un sí rotundo.PREPARACIÓN PARA LA MISIÓNPara iniciar su misión, el primer paso para Barry fue planificar su ruta: en su caso, encontrar la forma más rápida de llegar de Michigan a Maine con 47 paradas en cada estado contiguo en el camino. Barry también tuvo que asegurarse de que en cada aeropuerto en el que aterrizaran hubiera un testigo presente para firmar los documentos, lo que en ocasiones resultó ser un reto para las paradas en mitad de la noche.Afortunadamente, la gente estaba ansiosa por apoyar los tres pilares de la misión de Barry: promover la aviación general, inspirar a la próxima generación de pilotos y donar al Veterans Airlift Command (VAC), una organización que brinda transporte aéreo privado gratuito a los veteranos heridos en combate de nuestra nación con fines médicos u otros fines compasivos.  “Lo que empezó como un proyecto divertido para correr por todo el país se transformó en algo mucho más significativo en sólo siete meses”, afirma Barry. 4 DE JUNIO, 22:29INICIO DE LA MISIÓNBarry, Aaron y Thomas se prepararon para subir a su avión y volar a su destino inicial en Berrien Springs, Michigan, pero no sin antes recibir una adecuada despedida de amigos, familiares y aficionados locales. “La muestra de apoyo de nuestra comunidad local fue increíble y nos hizo sentir muy agradecidos”, dijo Barry. “No podía creer la cantidad de personas que vinieron. Hacía tiempo que no veía tanta gente en el Aeropuerto del Condado de Henry”.Mientras la tripulación esperaba ansiosa la hora del despegue, repasaron el “ritmo de batalla” que Barry había preparado: aterrizar el avión, obtener las firmas, volver a subir al avión y continuar. Después de despegar hacia el atardecer con una formación de sobrevuelo con un T34, la tripulación estaba oficialmente lista para comenzar su misión.5 DE JUNIO, 18:5320 HORAS DE MISIÓNLa misión comenzó sin contratiempos, gracias en parte a la precisa planificación de Barry y a su tripulación de pilotos que manejaban el centro de coordinación en el Aeropuerto del Condado de Henry, donde pasaron todo el día y toda la noche comprobando febrilmente el tiempo y asegurándose de que cada aeropuerto de destino contaría con el personal adecuado. Hacia las 2 de la madrugada, la tripulación se llevó la primera sorpresa. Un número 48 iluminado en el lateral del hangar les dio la bienvenida al llegar al Aeropuerto Municipal de Wayne, en Nevada.  “Fue genial verlo”, dijo Barry. “Ese tipo de cosas ocurrieron a lo largo de toda la ruta, y aumentaron la motivación y mantuvieron la misión emocionante”. Tras una noche despejada de vuelo con la luna llena como telón de fondo, empezaron a ver focos de luz alrededor de Sheridan,Wyoming, ofreciéndoles una vista impresionante de las Montañas Rocosas. “Uno de mis momentos favoritos fue esa primera mañana, cuando el sol estaba saliendo y estábamos volando hacia Montana”, dijo Aaron. “Fue una experiencia surrealista. Normalmente vuelo demasiado alto para poder ver eso, así que estar lo suficientemente cerca del suelo para ver esas vistas fue increíble”.6 DE JUNIO, 4:5030 HORAS DE MISIÓNOtro objetivo de Barry (aparte del récord Guinness) era inspirar a la próxima generación de pilotos. Por casualidad, la tripulación tuvo la oportunidad de lograr esto cuando aterrizaron en Coffeyville, Kansas. El centro de coordinación avisó a Barry de que había un grupo esperándoles allí, a pesar de que eran alrededor de las 11:30 de la noche. “No sabía qué esperar. Pensaba que habría entre cinco y diez personas”, dijo Barry. “Cuando llegamos, había cerca de 50 personas, entre ellas varios niños. Les dije a Aaron y Thomas: ‘Tenemos que parar aquí’. Decidimos hacer una parada para cargar combustible y pasar tiempo con todos”.Barry creció apasionado por la aviación, y cita a su padre como la persona que inicialmente encendió ese amor en él. Empezó a trabajar en el Aeropuerto del Condado de Henry a los 17 años y, tras acumular 2 000 horas de vuelo allí, se unió a la Marina durante 30 años, 17 de ellos pilotando McDonnell Douglas F-18. Ahora lleva 24 años en Delta.  “Quiero encender la chispa en alguien que aún no es piloto de la misma manera que mi padre lo hizo conmigo”, dijo Barry. “Mirar a los ojos a los niños pequeños de Coffeyville y ver que hay potencial para un futuro piloto fue algo tan genial”. Barry llevó camisetas del 48N48 (48 Estados en 48 horas) para regalar entre la gente por el camino. Cuando vio la emoción que la gente de Coffeyville compartía con la tripulación, repartió hasta la última de esas camisetas. 6 DE JUNIO, 18:4244 HORAS DE MISIÓNA medida que el equipo se acercaba a su objetivo, se elevó a lo largo de la costa este hacia un destino con el que muchos habitantes de Delta están familiarizados: Atlanta. En el Aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson de Atlanta, bajo el ala de un Airbus A321, les esperaba el jefe de operaciones de Delta, John Laughter, junto con otros miembros de la compañía deseosos de dar la bienvenida a la tripulación y enviarles sus mejores deseos. “Algunas personas me han preguntado por qué iba a volar a uno de los aeropuertos más concurridos para batir un récord Guinness”, dijo Barry. “Sí, me llevó tiempo extra, pero estar en Atlanta con la familia Delta bajo el ala de un A321 mereció la pena”.Poco después de partir de Atlanta, Barry recibió un mensaje de texto de Walt Fricke, fundador y presidente del Veterans Airlift Command. Adam Kisielewski, veterano herido en combate y miembro del consejo asesor del VAC, quería reunirse con la tripulación en Maryland y llevarles el almuerzo. Con sándwiches en mano, Adam estuvo allí para saludar a la tripulación y pasar un rato con ellos.  “Me sorprendió la generosidad y amabilidad de Adam”, afirma Barry. “Es un joven que perdió el brazo y la pierna izquierdos en combate mientras servía a nuestro país, y nos sentimos honrados de estar allí con él”. Hasta el 24 de junio, la organización sin ánimo de lucro 48N48 había recaudado 30 048 dólares para el VAC.Con 10 paradas restantes, Barry, Aaron y Thomas estaban en la recta final. “Al llegar a ese punto… sentí tanto alivio como emoción”, dijo Aaron. “Alivio porque todo había salido según el plan de Barry y emoción porque íbamos a completar la misión a tiempo. También, alivio porque iba a poder dormir en una habitación de hotel al final del vuelo después de haber dormido en un avión de seis asientos”.El equipo de coordinación del Aeropuerto del Condado de Henry observaba ansiosamente cómo Barry, Aaron y Thomas aterrizaban en el Aeropuerto Internacional de Portland, su última parada. MISIÓN COMPLETADATIEMPO TOTAL: 44:07 La tripulación regresó al Aeropuerto del Condado de Henry con una gran celebración de los seguidores locales. También se divirtieron un poco con su viaje de vuelta a casa, deletreando 48N48 en el cielo con el avión.¿Y el récord Guinness? “Sinceramente, no lo sabremos oficialmente hasta dentro de un par de meses”, afirma Barry. “Pero lo que sí sé es que hemos conseguido nuestros objetivos de promover la aviación, inspirar a futuros pilotos y apoyar al Veterans Airlift Command (VAC). Puede que el récord iniciara la misión, pero acabó pasando a un segundo plano por todo lo demás que ocurrió”. Para más información sobre la misión y para hacer donaciones, visite el sitio web de 48N48.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *