mar. Jul 16th, 2024

Cómo los fabricantes de alta tecnología pueden lograr la descarbonización energética en sus operaciones

La fabricación de componentes de alta tecnología se encuentra en auge impulsado principalmente por una mayor demanda de los consumidores y el Internet de las cosas (IoT) que pretende conectar todos aquellos dispositivos que utilizamos en el día a día como los semiconductores o nueva tecnología como baterías para vehículos eléctricos, industrias que están creciendo rápidamente; y que, a su vez, requieren de estrategias de descarbonización.

El mercado de vehículos eléctricos, por ejemplo, estará creciendo a una Tasa de Crecimiento Anual Compuesta de 23% entre 2023 y 2032¹, mientras que la industria de semiconductores se espera que aumente sus ingresos en 80% para 2030.²

Este crecimiento acelerado ha motivado la construcción de nuevas plantas de manufactura que, si bien están dirigidas a la producción de dispositivos sustentables y amigables con el medio ambiente, la realidad es que a menudo funcionan con combustibles fósiles, lo que genera altas emisiones de Alcance 1, es decir, emisiones directas producidas por las operaciones de las compañías.

Un estudio reciente indica que 64% de las empresas en México consideran que cuentan con una estrategia de sustentabilidad, entre las que destacan las empresas de manufactura cuyo enfoque se centra en estrategias de Transición energética (78%) y Economía Circular (58%).³ A pesar de que toda empresa basa su estrategia en ayudar a crear un planeta más verde, es posible que las emisiones operativas no coincidan con el objetivo de crear tecnología sustentable.

¿Por qué es tan difícil la descarbonización para los fabricantes de alta tecnología?

“Los requisitos operativos para operar instalaciones de fabricación de alta tecnología son complejos y a menudo requieren temperaturas muy específicas para mantener la integridad del producto, por lo que a veces no es suficiente solo cambiar los equipos y lograr la eficiencia energética en sistemas de aire acondicionado, ventilación y calefacción; requieren un impulso más allá”, comenta Carlos García, director general de Trane México.

Debido a la naturaleza compleja del negocio, muchas empresas no tienen una idea realista sobre su consumo, y menos sobre cómo lograr la optimización del desempeño energético en sus edificios. Esto puede llevar a que los objetivos corporativos y la realidad operativa no coincidan. Estas empresas tienen el deseo de la descarbonización energética de sus operaciones, pero en ocasiones no tienen claro cómo comenzar con su plan.

Trane, compañía líder mundial en la fabricación de sistemas y soluciones de eficiencia energética de aire acondicionado y que brinda soluciones climáticas eficientes y sostenibles para edificios, hogares y centros de fabricación, comparte 4 formas en que las empresas pueden descarbonizar sus instalaciones de manufactura de alta tecnología.

4 caminos para la descarbonización de instalaciones de fabricación de alta tecnología

1. Incorporar eficiencia energética en sus operaciones y edificios

El lugar más fácil y común para comenzar un viaje de descarbonización es aumentar la eficiencia energética en edificios. A través de los controles de monitoreo, la automatización y la gestión del consumo, puede asegurarse de que cada instalación que opere funcione de la manera más eficiente posible sin necesidad de reemplazar una sola pieza del equipo.

Incluso un equipo de aire acondicionado en óptimas condiciones usa menos energía para operar. El simple hecho de limpiar o reemplazar los filtros, puede reducir la energía que utiliza hasta en 15%.4

2. Electrificar donde sea posible

El uso de bombas de calor para electrificar las operaciones es el camino principal para la reducción de emisiones de CO2.

Pero en la realidad, la electrificación completa y las estrategias de transición energética aún no son posibles para muchas instalaciones de manufactura de alta tecnología. Los requisitos de calefacción y enfriamiento de los productos que se fabrican significan que las bombas de calor actuales en el mercado no se calientan lo suficiente para algunos aspectos del proceso.

Pero eso no quiere decir que no sea posible incorporar algo de electrificación en las instalaciones. El uso de bombas de calor puede ser usado para precalentamiento de agua de proceso o calefacción de agua de servicios (adicional a las necesidades de calefacción para HVAC), y para complementar la generación de agua fría, por ejemplo, es una excelente manera de reducir algunas de sus emisiones operativas. Lo que es mejor, a medida que se crean nuevas bombas de calor que pueden alimentar las áreas de mayor temperatura de sus instalaciones, por lo que estará bien preparado para hacer el cambio.

3. Usar la recuperación de calor

La recuperación de calor es el proceso de recuperar lo que sería energía y calor desperdiciado y desviarlos para alimentar otra área de las instalaciones. Con esto se asegura de aprovechar al máximo la energía. Con un enfriador de recuperación de calor, los fabricantes pueden capturar el calor para producir agua fría y reutilizarla para calentar el otro lado del edificio. Esto ahorra energía y reduce los costos.

4. Acercarse con un experto 

Cada compañía es experta en su ramo, por lo que un error común que cometen los fabricantes de alta tecnología es tratar de resolver por su cuenta sus retos en descarbonización. En estos casos es común que las empresas se enfoquen solo en la reducción de emisiones de Alcance 3, es decir, aquellas producidas por los clientes que utilizan los productos de la empresa y que representan alrededor del 70% de la huella de carbono de las compañías.5

Esto tiene sentido cuando el propósito de toda su línea de productos es crear un planeta más sustentable, pero la realidad es que no se puede descarbonizar por completo basándose en solo un tipo de emisiones.

Un socio de servicios energéticos puede ayudar al analizar los sistemas y las emisiones actuales de los procesos de producción y luego creando un plan a largo plazo para reducir las emisiones. Un reto importante es comprender la realidad de lo que se puede lograr utilizando productos en el mercado hoy en día y al mismo tiempo, asegurarse que sea el primero en la fila cuando estos productos lleguen al mercado.

“Para los fabricantes de alta tecnología que trabajan en diferentes industrias como fabricación de baterías, semiconductores o microchips de vehículos eléctricos, la descarbonización es una iniciativa a largo plazo. Pero comenzar ahora lo pondrá en el camino correcto para cumplir con las expectativas de los clientes y los objetivos corporativos audaces. Al asociarse con una empresa de servicios de energía, puede crear un plan integral que aproveche los productos que se encuentran actualmente en el mercado y lo coloque en primer lugar a medida que se presenten innovaciones”, concluyó Carlos García.

¹ Precedence Research

² Deloitte

³ Panorama de las empresas latinoamericanas sobre ESG

4 US Departament of Energy.

5 Deloitte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *